Menú

Tratamiento conservador de la patología degenerativa discal

Los 3 pilares básicos del tratamiento conservador de la patología degenerativa discal son el ejercicio aeróbico, las medidas higiénico-posturales y la natación. El objetivo del manejo conservador es por un lado reducir la demanda funcional de los discos intervertebrales y por otro potenciar la musculatura abdominal y lumbar para “ayudar” a los discos a soportar la carga han de soportar.

Otros ejercicios como yoga y pilates también han demostrado su efecto beneficioso en pacientes con patología discal crónica.
En los momentos de reagudización clínica (cuando el paciente está peor) conviene asociar un tratamiento farmacológico, rehabilitación y dependiendo de la causa primaria del dolor infiltraciones (epidurales, caudales, miofasciales…).
Existen varios programas de ejercicios en función de la localización de la patología como los ofrecidos por la Sociedad Española de Medicina Física y Rehabilitación:
www.sermef-ejercicios.org