Menú

Fracturas osteoporóticas y su tratamiento percutáneo

Las fracturas vertebrales osteoporoticas son un proceso cada día más frecuente debido al envejecimiento progresivo de la población. Aunque habitualmente estas el dolor provocado por estas fracturas mejora significativamente tras un periodo de reposo, un porcentaje de nuestros pacientes no experimentan un alivio sintomático suficiente como para retomar su vida previa a la fractura.

Para estos pacientes existe dos alternativa mínimamente invasivas (técnicas percutánea): la vetebroplastia y la cifoplastia.
La vetebroplastia consiste en la inyección de un cemento (polimetilmetacrilato) en la vertebra fracturada. El alivio del dolor se produce tanto por un efecto térmico como por la estabilización biomecánica que proporciona el cemento.
La evolución de la vertebroplastia es la cifoplastia. En la cifoplastia , previamente a la introducción del “cemento” se utiliza un balón que se infla en el interior del cuerpo vertebral. Este gesto aporta 2 teóricas ventajas: por un lado crea un espacio para introducir el cemento disminuyendo así el riesgo de fugas de cemento fuera del cuerpo vertebral y por otro trata de restaurar la altura original del cuerpo vertebral.
El uso del balón de cifoplastia proporciona un mayor perfil de seguridad con el único inconveniente de su elevado precio.
Ambas técnicas se realizan con incisiones cutáneas menores de 1 cm