Menú

Artrosis no avanzada de rodilla

El desgaste o artrosis de un compartimento de la rodilla (artrosis unicompartimental) es por lo general consecuencia de:

1.- Desviaciones de ejes (en forma de X o paréntesis).
2.- Mala alineación de la rótula.
3.- Extracción de lesiones meniscales amplias.
4.- Traumatismos y/o procesos inflamatorios como lo son las enfermedades reumáticas.

Artrosis secundaria a desviaciones del eje

Las formas marcadas en paréntesis (genu varo) o en “X” (genu valgo) son las afectaciones que con más frecuencia provocan a medio-largo plazo una artrosis unilateral, o sea, la afectación de un lado de la rodilla. Por lo general, los pacientes con genu varo o valgo artrósico, refieren dolor, episodios de derrames, deformación en rodillas y dolor a la presión digital del lado interno o externo según la “forma de las piernas”. Una vez que los pacientes han sido valorados clínica y radiológicamente, y se constata la existencia de los fenómenos artrósicos que acompañan a la mala alineación de “las piernas”, una de las alternativas quirúrgicas para aliviar el dolor y evitar la progresión artrósica puede ser el cambio de alineación de las “piernas” mediante procedimientos llamados osteotomías. Las rodillas con mal alineamiento rotuliano evolucionan con artrosis de predominio patelo-femoral, por lo cual está indicada su corrección quirúrgica, ya sea en forma preventiva o curativa.

Mala alineación de la rótula

Existen diversos tipos de osteotomías para corregir la mala alineación de miembros inferiores y, en la indicación de una de ellas, debe tenerse en cuenta, no sólo el tipo de deformidad (genu varo, genu valgo, genu recurvatum, genu flexo), sino la asociación de alteraciones torsionales, estabilidad de la rodilla (lesión de LCA, LCP, o lesiones del ángulo postero-interno o postero-extero), así como también el rango de movilidad o la presencia de lesiones asociadas, como la subluxación de rótula o lesiones condrales.