Menú

Lesión de ligamento cruzado anterior

Este ligamento es una de las estructuras más importante en la estabilidad de la rodilla que en general. Se lesiona en traumatismos importantes, como en accidentes de tráfico o en deportes de contacto como el fútbol, rugby o que requieren el movimiento de giro como lo son el baloncesto, balonmano, etc.

¿Qué siente el paciente cuando el Ligamento Cruzado Anterior se rompe?

Generalmente después de una lesión severa, el paciente refiere un gran dolor tras escuchar como algo se ha roto por dentro asociado a una inflamación casi inmediata. Una vez pasada la fase aguda, el síntoma principal es la sensación de que la rodilla “se va” al intentar hacer actividad deportiva que implique giros y en algunos casos, incluso realizando actividades de la vida cotidiana.

¿Todas las lesiones de Ligamento Cruzado Anterior deben ser operadas?

Se operan aquellos casos con una rodilla insuficiente, o sea, aquellos pacientes activos deportivamente que presenten la sensación de rodilla inestable.

¿Cómo debe ser reparado el Ligamento Cruzado Anterior?

El LCA no se repara por sí solo ni puede ser suturado, como cualquier otro ligamento o tendón. Para repararlo, por lo general, hay que utilizar parte del tendón rotuliano (tercio central) o los tendones isquiotibiales (semitendinoso-recto interno) que se encuentran en la región posterior de la rodilla. El procedimiento, excepto la extracción del injerto, se hace bajo asistencia artroscópica.

¿Puede regresar el paciente a la misma actividad deportiva previa a la lesión tras el tratamiento quirúrgico?

Si, por lo general, tras un período de riguroso de rehabilitación y adaptación a los ejercicios deportivos específicos, los pacientes pueden volver a la misma actividad deportiva previa a la lesión.

¿Cuánto tiempo se necesita para volver a practicar un deporte?

La rehabilitación funcional se comienza casi inmediatamente, por lo general, entre la semana o 10 días de la intervención, una vez que la rodilla deja de estar inflamada. Pueden ser necesarios entre 6 y 8 meses para volver a practicar deportes, sobre todo si son aquellos que implican gestos de giro o contacto físico.