Menú

Tendinitis cálcica

La tendinitis cálcica de hombro es una entidad muy frecuente, que por lo general no provoca problemas, pero en aquellos casos en el que el depósito de calcio aumente en tamaño o exista un proceso inflamatorio en el tendón comprometido, puede provocar un cuadro de dolor intenso y de aparición espontánea.

¿Cuál es la causa de los depósitos de calcio en los tendones el hombro?

En la mayoría de los casos el origen (etiología) es desconocido. Es muy frecuente que los pacientes nos pregunten si la dieta puede influir en su aparición o si una dieta baja en calcio permite la reducción de su tamaño; NO, no influye ni en su conformación, ni con la reducción de ingesta de calcio se reduce el volumen del depósito. El calcio es el tratamiento de elección para pacientes de edad avanzada o en mujeres post-menopáusicas para evitar la osteoporosis y no es precisamente en estos pacientes en los que se evidencia un incremento en el depósito de calcio en los tendones del hombro.

Depósito de calcio en tendón supraespinoso. ¿Quiénes son los pacientes con mayor implicancia en esta entidad?

Los pacientes que con mayor frecuencia presentan esta patología son pacientes de sexo femenino con una edad comprendida entre los 35 y 65 años de edad, aunque es posible que pueda desarrollarse en pacientes de sexo masculino en el mismo rango etario.

¿Es posible que los depósitos de calcio dañen mi hombro?

En algunos casos, con el paso del tiempo, al aumentar el espesor de los tendones por el depósito de calcio o por general inflamación de los mismos, el espacio por donde pasan los tendones se encuentra disminuido, provocando así un roce constante sobre las estructuras tendinosas hasta provocar en algún grado una ruptura de los tendones del manguito rotador. Por lo general, los depósitos de calcio son la causa del dolor y es poco frecuente la asociación con una lesión tendinosa.

¿Cuál es el mejor tratamiento para estos depósitos cálcicos?

En los casos en el que los depósitos provoquen un proceso inflamatorio agudo, como en los casos de su apertura y que su contenido se vierta en la bursa subacromial o porque provoquen un síndrome de rozamiento subacromial, son a causa de un dolor intenso y de aparición brusca. En el caso de un proceso inflamatorio agudo el tratamiento a seguir es en base a hielo local, inmovilización de la articulación del hombro comprometida y medicación anti-inflamatoria por vía oral. Las infiltraciones con corticoides colocadas en el espacio subacromial, pueden provocar alivio del dolor en aquellos casos en el que el dolor no haya cedido con el tratamiento inicial.