Menú

Patología del adulto

Artrosis (coxartrosis), sinónimo de desgaste del cartílago. Produce un dolor que en su inicio es insidioso, aparece con la actividad física demandante y gestos que requieren de la flexión de la cadera como es calzarse. En esta fase, es posible recuperarse completamente con un tratamiento conservador: disminuir de peso, evitar actividades de impacto, analgesia y fisioterapia.

Si el tratamiento conservador no consigue controlar el dolor, se puede plantear un tratamiento quirúrgico. Las cirugías las dividimos en conservadoras de la articulación o sustitutivas. Dentro de las conservadoras están la artroscopia y las osteotomías. Ambas tienen su indicación en estadios iniciales de la enfermedad. La primera es una técnica mínimamente invasiva y la segunda implica realizar una fractura controlada al hueso (tanto femoral como acetabular) y por consiguiente requiere algún sistema de osteosíntesis (placas, clavos o tornillos).

La cirugía sustitutiva de una articulación es sinónimo de prótesis. Se trata de reemplazar una articulación que se considera perdida por un sistema metálico anclado al hueso y que imita a una cadera original. Existen innumerables diseños y materiales para conseguir reemplazar la cadera de una forma estable, flexible y que respete al máximo el hueso sano original.

Nuestra filosofía es utilizar sistemas de máxima calidad y con un historial de implante en personas lo suficientemente contrastado y publicado en literatura médica como para poder ofrecer un resultado predecible, habida cuenta que todo acto quirúrgico implica un riesgo y un beneficio mesurable.

Necrosis Avascular de la Cadera

Se llama asi a una situación poco frecuente pero grave en la que el hueso de la cabeza femoral sufre una alteración a nivel de su vascularización o intrínsecamente en sus celular (mecanismo no del todo claro) y que en la mayoría de los casos produce un colapso de la superficie articular. Por consiguiente, la cabeza deja de ser esférica y de esta manera se acelera el desarrollo de artrosis.

Su diagnostico precoz es fundamental instaurar algún tipo de tratamiento que prevenga de la progresión. Los campos electromagnéticos (terapia extracorpórea) han probado su eficacia, asi como varias cirugías (perforaciones de la cabeza del femur, injertos vascularizados). Ninguno de ellos es infalible y es por ello que la investigación (las células madres son una esperanza) no ha cesado en este campo.

El estadio final de esta noxa es la artrosis de cadera y muchas veces la solución definitiva es una prótesis.

Fracturas

Como se suele decir: la fractura de cadera no es solamente un hueso roto, es una situación médica más compleja y que muchas veces puede comprometer la vida del paciente ya que en la mayoría de las ocasiones sucede en ancianos o en el contexto de una enfermedad crónica. La solución casi siempre es quirúrgica pero requiere de una atención integral con la participación de otras especialidades además del traumatólogo.

En función del tipo de fractura, la edad del paciente y la presencia o no de osteoporosis y/o artrosis, se elige la técnica quirúrgica bien con el objetivo de resolver la fractura o de sustituir la articulación dañada (prótesis).